Los tipos de grasa en nuestro cuerpo


La grasa en nuestro cuerpo es buena, normal (dentro de parámetros normales) y cumple funciones esenciales. Por eso, no hay que temerle.


Existen 3 tipos de grasa:


1. La grasa corporal, la que se ubica bajo la piel (subcutánea), por ejemplo.

Ejerce una función protectora y de aislamiento frente al frío; así nos ayuda a mantener una temperatura corporal adecuada. También cumple una función endocrina, es decir, estimula la secreción de ciertas hormonas involucradas en el eje hambre-saciedad o a nivel reproductor.

Entonces, personas con niveles muy bajos de grasa corporal, y sobre todo mujeres, pueden tener ciertas dificultades para quedar embarazadas.


2. Por otro lado, tenemos la grasa visceral.

Es la que se adhiere a nuestros órganos (vísceras) y sus niveles tienen una relación directa con la cantidad de grasa corporal. Por eso, quienes tienden a almacenar grasa corporal en la zona abdominal tienen mayor riesgo de tener valores elevado de grasa visceral porque es en esta zona donde se ubican los órganos. Este tipo de grasa tiene una función básicamente protectora. Ayuda a sostener nuestros órganos y los mantiene estables en su sitio. Sin embrago, cuando los valores de grasa visceral se elevan, esta empieza a infiltrarse en ellos y entonces su función empieza a verse alterada. Por ejemplo, deben haber escuchar de “hígado graso”, esto quiere decir que hay mucha grasa alrededor del hígado y su función está viéndose afectada.

De aquí la importancia de saber qué bajamos cuando necesitamos bajar de peso. No es cuestión de bajar cualquier cosa, es importante bajar el exceso de grasa para así también disminuir los niveles de grasa visceral.


3. Por último, en el torrente sanguíneo también fluyen moléculas de grasa.

Su función principal es el transporte de otras moléculas, como medicamentos, por ejemplo; y también para la síntesis de hormonas. Los lípidos sanguíneos los podemos clasificar de la siguiente manera:

  • Colesterol

  • HDL: es el que nos protege de eventos cardiovasculares. Lo podemos obtener de alimentos como: aceite de oliva, aceitunas, pescados oscuros, linaza (semillas de lino), palta, entre otros.

  • LDL: es el “malo” ya que, por el contrario, obstruye las arterias estrechando el diámetro de ellas y así haciendo el flujo de la sangre más difícil. Esto también puede causar presión alta, y si alguna de estas placas se “suelta” entonces forma un coágulo que puede taponear una arteria.

Podemos encontrar colesterol en distintos alimentos animales, como: los lácteos, las carnes y las vísceras; y nuestro cuerpo también es capaz de producirlo.

  • VLDL: es producido por nuestro hígado y se encarga de transportar los triglicéridos hacia los tejidos.


  • Los triglicéridos.

Son otras moléculas de grasa que nuestro cuerpo genera ante el consumo excesivo de calorías (no necesariamente de grasa, también azúcares refinados). Por lo que, para bajar el nivel de triglicéridos en sangre, es importante, además de evitar las frituras, cremas y mayonesas, evitar el azúcar y sus derivados.


Para tener un buen balance entre el colesterol HDL y LDL, aparte de consumir grasas saludables y evitar las grasas saturadas y trans, debemos realizar ejercicio constante, alrededor de 45 minutos cada día.

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo